Evaluación de la Fiesta de la Bici 2016

La Fiesta de la Bici ha crecido en su 37 edición, en horario, prolongándose hasta las 14h y en recorrido alcance, extendiéndose a los barrios. El recorrido tradicional colapsaba totalmente la almendra central, impedía el transporte público y el tránsito a pié y dejaba decenas de vecinos atrapados en sus barrios con un coste de 64.000€ por el dispositivo de Policía Municipal y Agentes de Movilidad necesario.

En esta edición se ha querido mantener un circuito totalmente cerrado y sellado al tráfico como pedían los organizadores y porque así se había venido haciendo a lo largo de los años. Si embargo el nuevo circuito ha reducido notablemente la afección a la movilidad y el transporte público en la almendra central, reduciéndose el coste del operativo hasta los 12.000€.

img_0596

La Fiesta de la Bici ha contribuido a su manera a visibilizar y popularizar la bicicleta en la ciudad a lo largo de treinta y siete años. Pero la bici también ha crecido y es hoy un elemento cotidiano en las calles. Ya no es necesario cerrar las calles al tráfico para garantizar la seguridad de los ciclistas. Madrid necesita a las bicis tanto como ese agua que no llega en este veraniego otoño. Necesitamos a las bicis para quitarnos la boina y recuperar el aire limpio azul celeste. Es fantástico que 100.000 bicicletas recorran las calles un soleado domingo una vez al año. Pero lo que la ciudad necesita, por la salud de todas, es que esas 100.000 personas se animen también a usar la bici cada día del año para desplazarse. Y para eso no es necesario cortar el tráfico. Sí desde luego calmarlo, disiciplinarlo, restringirlo, racionalizarlo…

La bicicleta puede y debe convivir con los peatones, el transporte público y demás usuarios de la calzada. Por eso era poco comprensible que la Fiesta de la Bicicleta dificultara pasear por la ciudad, usar el transporte público o atender un imprevisto.

La ciudad está en transición y la bicicleta tiene un creciente protagonismo. Todas debemos aprender a convivir y construir los cambios en el modo en que nos movemos por la ciudad. Una ciudad moderna apuesta por el transporte inteligente. La bicicleta junto a los desplazamientos a pie y el transporte público son los modos más eficientes, saludables y ecológicos. Cambiar la forma en que nos movemos por la ciudad permitirá recuperar el espacio público para la vida. Recuperar bulevares y paseos. Recuperar la calle, nuestras calles, calles accesibles y seguras, para bicis, para niños y mayores.

La Fiesta de la Bici se adapta al nuevo protagonismo de las bicis en la ciudad todos los días del año.

Este año los ciclistas han estado mucho más distribuidos por la ciudad y a lo largo del circuito cerrado y ha mejorado notablemente la seguridad, evitándose avalanchas de bicis, situaciones en las que resultaba imposible cruzar a pie el flujo de bicicletas o ciclistas que se quedaban descolgados de la marcha.

El eje norte sur de la ciudad ha quedado reservado a los ciclistas, manteniendo el transporte público en las calzadas laterales. También se han visto muchas bicis fuera del circuito cerrado al tráfico, familias con menores circulando por la calzada (aunque desafortunadamente también por las aceras). La convivencia con los peatones ha mejorado y algunos ciclistas se paraban para permitir el paso de peatones y educar con ello al resto de participantes.

Sin embargo sigue habiendo una excesiva afección al transporte público y la movilidad como hemos visto en el atascado puente de Juan Bravo. En ese sentido el cierre al tráfico del eje de la Castellana debería ser más permeable, permitiendo los flujos del tráfico este/oeste regulados por semáforo en Cibeles, Colón, Emilio Castelar, Gregorio Marañón, Lima y Cuzco. Hacerlo de este modo cumpliría una doble función. Por un lado mejoraría mucho la movilidad y el transporte público de superficie. Por otro lado todos los participantes en la fiesta aprenderían la primera lección de educación vial para circular en bicicleta: hay que parar en los semáforos para que puedan pasar peatones y autobuses.

img_0547

De cara al futuro.

El Ayuntamiento debe garantizar la seguridad de la circulación en bicicleta todos los días del año en todo el viario. Necesitamos una movilidad más sostenible para garantizar la salud de la población y cumplir la Directiva Europea de Calidad del Aire.

La fiesta de la bici debería ser todos los días, porque todos los días necesitamos respirar aire limpio. Madrid se merece una CicloVía, como tienen tantas ciudades americanas. Un espacio de convivencia para paseantes y ciclistas en convivencia con el transporte público. La Castellana bien podría ser nuestra CicloVía, no sólo un domingo al año, sino muchos más.

La Ciclo Vía Castellana podría ser una realidad para paseantes y ciclistas muchos domingos del año y la Fiesta de la Bicicleta el día para celebrarlo por todo lo alto.

Texto de Ramón Linaza, asesor de Medio Ambiente y Movilidad del Ayto de Madrid
Anuncios

Acerca de ahoramovilidad

Grupo de apoyo a la comunicación en temas relativos a la movilidad urbana de Ahora Madrid.
Esta entrada fue publicada en Fiesta de la Bicicleta, movilidad ciclista y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s